30 mar. 2010

Mensajes de Cuaresma del P. Laurence, 29 de Marzo, Lunes Santo

No relacionamos usualmente la paciencia con la pasión. Reconocemos que la paciencia es una virtud y vemos que la impaciencia es una forma de enojo, con frecuencia brotando en forma violenta. Pero probablemente sentimos que la pasión es una cualidad más heroica y atractiva, a pesar de que puede nublar nuestro juicio y llevarnos a una conducta irracional. En nuestro comportamiento frecuentemente oscilamos entre las dos. La paciencia parece una forma disminuída de energía y la pasión un estado mental más intenso y concentrado. Pero al considerar la Pasión de Jesús y sentir la fuerza de su comentario en nosotros, es posible que la veamos de manera bastante diferente. La raíz de "pasión" y "paciencia" es la misma palabra y ésto nos sugiere una verdad de gran importancia. La paciencia implica enfrentar el sufrimiento inherente en la vida - aceptando lo que sea necesario que tengamos que pasar. Pero la pasión - también requiere una concentración intensa para sostener el sufrimiento, hasta asegurar su cumplimiento. La paciente pasión podría ser la clave que nos abra algunas profundidades del significado en los próximos días.
Laurence Freeman OSB