22 may. 2011

Testimonios sobre el retiro con el P. Laurence


Testimonio 1. Los felicito por el trabajo tan dedicado y bien logrado, la organización y el ánimo!
El retiro fue una experiencia muy útil para mí, en varios aspectos de mi vida. Fui con pocas espectativas, dispuesta a entregarme a lo nuevo y quedé satisfecha porque encontré respuesta a preguntas que tenía... aún sin saber que allí las encontraría. Una de esas preguntas era respecto a la "Fe" y para mi sorpresa encontré que lo tenía como otro concepto, aún mejor, cuando comprendí esto sació mi sed -porque me reconocí como persona de fe-.
Otra experiencia que gocé y sí estaba buscando, fue el silencio! A través del silencio practiqué el "respeto" hacia los otros de una forma nueva, en silencio se limita o anula el "jucio" hacia los otros, la intervención y la práctica del mal hábito humano (más en el trópico) de ejercer opiniones respecto a casi todo lo que hacemos, vemos, tocamos, comemos, hablamos de más! hablamos por tantas cosas superfluas y sin valor... Gocé el hecho de poder relacionarme con los otros de esta manera. También valoro los beneficios del silencio, además de este que comento.
Finalmente, quiero compartir que estoy agradecida por tomar contacto con esta forma de Oración, que no había practicado. La Meditación siempre ha estado presente en mi vida, pero en otras tendencias... esta nueva forma de meditar, esta visión simple y directa, honesta, era necesaria en mi camino.
Espero poder participar nuevamente en un retiro de silencio con ustedes, estaré atenta.
Un abrazo, feliz fin de semana.
Zaadel
Testimonio 2. Doy gracias a Dios por la oportunidad que tuve de vivir junto a mi esposo esta hermosa experiencia, y agradezco de corazón todo el trabajo que realizaron Antonio, Josefa y los coordinadores de grupos para llevar a cabo este evento tan bien organizado. Les comento que para mi este retiro me dejo paz y mayor fuerza para llevar el día a día de forma mas espiritual; resulto un renacer un crecimiento interior. Especialmente aprecie realizar las meditaciones dentro del templo, frente a cristo vivo en la eucaristía, aun me lleno de emoción al recordarlo y creo que tratare de repetir esta experiencia siempre que me sea posible.

Las charlas del Padre Laurence respondieron algunas interrogantes que tenia respecto a la meditación cristiana. Pido a Dios muchas bendiciones para el, para que siga evangelizando a través de este ministerio.

Como recomendación para futuras oportunidades les sugeriría explicar algunas puntos importantes durante la Misa con respecto a la fe Católica, tales como la confesión y la importancia de la eucaristía. Esto ya que el movimiento de meditación cristiana esta abierto a todas las personas que se sientan llamados, sin importar su religión, cabe la posibilidad que alguno desconozca estos temas.
Nuevamente gracias por su dedicación y esfuerzo.
Un abrazo
Virginia Rojas
Testimonio 3. Super feliz de haber compartido ese hermoso fin de semana. Para mi ha sido un crecimiento personal en la fe increible! Gracias Señor porque tengo una herramienta extraordinaria en mi vida. Magdalena - Mérida
Testimonio 4. La aparente repetición de la prédica de Laurence Freeman en cada retiro se convierte siempre en algo nuevo, o novedoso, al escucharle una vez más. La pobreza de espíritu se enriquece, sin pretenderlo, con los frutos de la meditación. Logramos reubicar al ego en su sitio y aprendemos a valorar el sentido del compromiso. Que Dios lo guarde muchos años.
Adolfo

El retiro de meditación cristiana y silencio dirigido por Laurence Freeman OSB en Los Teques el fin de semana pasado














El fin de semana del 13 al 15 de mayo, 2011, se realizó en la casa de retiro María Mazzarello un retiro de meditación cristiana y silencio bajo la dirección del P. Laurence Freeman OSB, director de la Comunidad Mundial para la Meditación Cristiana. Asistieron 60 participantes, entre meditadores veteranos y principiantes.

El P. Laurence orientó el retiro a explicar la transformación que la meditación produce en nosotros en términos de beneficios físicos, psíquicos y frutos espirituales. No hay que esperar ninguna experiencia especial durante la práctica de la meditación, recalcó. Ni colores, ni cambios de temperatura, ni una especial levedad del cuerpo, ni visiones de Dios, Jesús o María. Nada de esto. Lo importante es que realicemos la meditación de principio a fin. Que durante ella renunciemos a nosotros mismos y nos sustraigamos de todo lo nuestro: de pensamientos, deseos, planes, preocupaciones o fantasías personales. Que llenemos nuestra mente con la repetición de nuestra palabra de oración "Maranatha" con el objeto de vaciar nuestra mente de todo otro pensamiento. Que vaciemos nuestra mente para que Dios y su gracia, que actúa a través de la naturaleza, entren y nos transformen.



También se refirió a la importancia de balancear en nuestra vida lo contemplativo y lo activo. Combinar a Marta y María en nuestra actividad, así como a los efectos terapéuticos y sanadores de la meditación: la meditatación es mucho mejor que la medicación. Que lo que buscamos con la meditación es descubrir la verdad en nosotros. Lo que encontramos con el trabajo del silencio es la verdad sobre nosotros mismos. La simplicidad de la meditación con la repetición de la palabra trae unión con nosotros mismos, con la naturaleza, con nuestro prójimo y con Dios. Con la meditación aplicamos la interioridad, la confianza, el silencio, la simplicidad y la atención plena.



El P. Laurence comentó también que la medicina hoy en día reconoce que hay una relación entre cuerpo y mente y que la meditación influye positivamente en nuestra salud mental y física. Como beneficios físicos, la meditación ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial. Alivia el dolor crónico y mejora la respuesta al tratamiento del cáncer. Mejora la digestión y el sueño. Fortalece el sistema inmune y ayuda a reducir el estrés. A nivel psicológico, la meditación ayuda a controlar la ansiedad, el pánico, la depresión y la ira, y de igual manera ayuda a romper la cadena de la adicción. Cuando meditamos nuestro cerebro produce ondas alfa que generan tranquilidad y calma.



De igual manera, el P. Laurence comentó que la sabiduría de la simplicidad, el silencio y la atención que la meditación nos trae, va generando en nosotros poco a poco los frutos espirituales de la paciencia, el amor, el gozo, el autocontrol, la amabilidad y la fidelidad. Estos frutos nos llegan mediante la gracia, que actúa a través de la naturaleza y nos transforman. John Main decía que el amor es la energía de la creación y que somos capaces de amar porque Dios nos ama al crearnos y mantenernos. La fuente del amor está en nuestro corazón. El gozo no es el placer de adquirir y tener, sino la felicidad que nos produce ser, compartir y celebrar.



El P. Laurence también dijo que la meditación es cristiana por razones históricas y de contexto. Hay una historia, un linaje de muchos maestros contemplativos que llegan hasta Jesús. El contexto en el que la realizamos es cristiano. La meditación no sustituye a otras formas de oración pero cambia nuestra visión sobre ellas. La fe nos da fuerza para sobrepasar las recomendaciones de nuestro ego. Sin embargo debe haber un balance entre fe y razón. Lo que hace la meditación cristiana es que impulsa el crecimiento de la fe y el descubrimiento del Misterio de Cristo.



Durante el retiro, los participantes tuvieron la ocasión de realizar caminatas contemplativas en las que su atención se centraba en el caminar y en la observacion de la naturaleza. También tuvimos la ocasión de aprender y practicar cantos de Taizé en español, latín, inglés y polaco para la Eucaristía del sábado en la noche, así como Templo Hanshan, un hermoso canto zen en chino para relajarnos y tranquilizarnos. De la misma manera tuvimos la oportunidad de aprender los principios básicos para crear Haikus - poemas muy breves que intentan expresar en 19 sílabas distribuídas en tres líneas, una experiencia personal que involucre a la naturaleza y a nuestra interioridad. Los participantes entregaron más de 30 haikus que fueron leídos en la capilla antes de la última meditación del retiro.

























16 may. 2011

Templo Hanshan: texto del famoso canto zen en español y ayuda para pronunciarlo en chino



Una noche fondeado en el puente del Arce
Por Zhang Ji, poeta de la dinastía Tang



Mientras veo la luna ocultarse,
un cuervo grazna en la noche helada;
Bajo la sombra de la arboleda de Arces
un pescador se mueve con su linterna;

Y escucho más allá de Suzhou,
desde el Templo de la Montaña Fría,
tañendo para mí, aquí en mi bote,
la campana de la media noche.








Yuè luò wu tí shuang man tien
Jiang fong yi huo duí chóu mien.
Gusú changwài Hánshan Sì,
Yèbàn zhongshang dào kèchuán.




Nota: Templo Hanshan o "Hanshan Sì" significa "Templo de la Montaña Fría".



"Una noche fondeado en el puente del Arce" es el título del poema original de Zhang Ji.



El Puente del Arce y el Templo Hanshan pueden visitarse hoy en la ciudad de Suzhou, muy cerca de Shanghai.



Este poema es todavía hoy lectura obligatoria en los cursos de enseñanza primaria tanto en China como en Japón. Este tipo de poesía denominada "Haikai" fue la que al pasar a Japón en el siglo IX dio lugar a la aparición de los "Haikus", poemas melancólicos que narran alguna escena de la vida cotidiana, combinando imágenes de la naturaleza con sensaciones interiores del haijin (el creador del poema). El Haiku debe tener tres lineas: la primera de 5 sílabas, la segunda de 7 y la tercera de 5. Y siempre debe contraponer lo exterior con lo interior. El Haiku es un estilo de poesía muy cultivado en el mundo de hoy y aún en español. Escritores latinoamericanos como Borges y Benedetti publicaron libros de Haikus. El Haiku es un buen ejemplo de arte con una visión contemplativa.