14 abr. 2011

Jueves, 5ta semana de Cuaresma. Mensaje del P. Laurence

John Main dijo que el gran desafío para el cristiano moderno es encontrar un nuevo lenguaje para comprender y comunicar la fe que nos une a Cristo. Este es un desafío de varios niveles más de lo que puede parecer a primera vista. En primer lugar, requiere que sumerjamos nuestro pensamiento tradicional y el vocabulario en el silencio profundo y puro. Cuando meditamos no estamos pensando o hablando con Dios, sino estamos en Dios. Este ser es en silencio. Plenamente comprendido, es el silencio - la atención total y la comunión que es el amor de Dios. En segundo lugar, se requiere que arriesguemos nuestras creencias y el idioma familiar. Renegar o rechazar, no es lo mismo que dejarlas a un lado a medida que entramos en el silencio. Pero al principio esto puede parecer como si se rechaza o incluso se traiciona nuestro sistema de creencias más profundas. Tenemos que descubrir, en nuestra propia experiencia, qué es lo que la meditación enseña a todos los que la practican, creyentes y no creyentes por igual, que la fe es más profunda que la creencia. En tercer lugar tenemos que volver desde el silencio y relacionarnos con otras personas de buena voluntad para el bien común del mundo. No estamos tratando de convertir o impresionarlos. Estamos para ser lo que la fe y el silencio nos están haciendo y por lo tanto, podemos aceptar y respetar a los demás como son. De esta manera, vemos a Cristo de una manera nueva y maravillosa. Para hacer frente a los no creyentes, un científico agnóstico, por ejemplo, este silencio es esclarecedor para nosotros y para ellos. Es un desierto, un lugar de simplicidad radical y verdad, del conocimiento de sí mismo en el que no puede esconderse detrás de cualquier máscara religiosa o psicológica. Es una reunión de Cuaresma en la que aceptamos la necesidad de autocontrol. Pero el desierto explota en flores y la Cuaresma se convierte en alegría cuando dos personas honestas, allí donde se encuentran permanecen juntas.
Laurence Freeman OSB

(Traducción de Roberto Ariel Gómez)