2 abr. 2010

Mensajes de Cuaresma del P. Laurence, 2 de Abril, Viernes Santo

Los primeros gnósticos no se permitieron imaginar cómo el sufrimiento y la muerte podían ser asociados con Dios. Su dualismo mantenía a estos dos mundos rígidamente separados. Los primeros cristianos sólo pudieron ver la asombrosa epifanía de la Cruz como el signo del destino humano en el que todos los mundos están conjugados en la gloria de Dios.
La cruz significa todo lo que queremos apartar de nosotros o negar: humillación, dolor, rechazo y mortalidad. El impresionante descubrimiento es que esta humillación - la conclusión lógica de la humildad de Dios en la propia encarnación - hace accesible a nosotros todo aquello que deseamos encontrar y abrazar. Cuando hemos aceptado esta verdad, difícil de creer y más difícil de comprender, la muerte es vencida y no tiene poder sobre nosotros. Podemos vivir libres de nuestro mayor temor.
Por último, hemos sido preparados para el significado más profundo de la historia que espera su silenciosa explosión en tres días.

Laurence Freeman OSB